Nostalgias & Carreras

Lutsek entra en el bar. Tiene cara de haber cruzado el océano en avión. Un jet-lag fruto de su variante más tortuosa: Low-cost. No. Está deprimido.

No hay nada mejor para ponerse las pilas que una buena tapa de hígado. ¿Por qué los alimentos más repugnantes son los más nutritivos? Cuando empezamos a salivar, ya no hay nada que hacer, estamos perdidos. Engullimos los higadillos. Pedir una tapa de criadillas sería demasiado. Declinamos la idea.

Pienso: La soledad cuando la edad adulta comienza a despuntar no tiene parangón con ninguna otra. Sostenerse sobre inexpertas patas puede resultar demasiado duro. Las almohadillas de las patas traseras se encallecen a costa de un dolor cotidiano que va desapareciendo a la vez que caminamos con más firmeza sobre el asfalto.

Mis pupilas se dilatan. Acaba de pasar Collie. Lutsek no se inmuta. Está grave, no se ha sobresaltado y parece ausente: Muestra de su ego baldío. Sufre la misma nostalgia que acompaña a una mascota malcriada cuando es abandonada en el arcén de una vieja y sucia carretera de provincias. De repente, sale corriendo... -Polonia!!
...
El sudor en mi frente se enfría. Mi respiración martillea mi cabeza sin piedad. Mi lengua es un preso que quiere escapar de ser bendecido antes de ser enviado a la silla eléctrica. ¿Por que salí corriendo? Mi instinto me traicionó ¿Es real ir hasta Polonia corriendo? Qué es eso, ese ruido... Un gato!!!

Posted by Maximo on 14:37

1 comentarios:

Lutsek dijo...

Me encantó la expresión "ego baldío" :D

Publicar un comentario